Tecnologia

Tesla cambia a empresa de Inteligencia Artificial y robótica para frenar la caída de sus acciones


Fiel al estilo polémico de conducción que le imprime su fundador, Elon Musk, la empresa Tesla vive permanentemente en el ojo de la tormenta. Ahora, cuando habían comenzado a arreciar las dudas sobre su futuro como fabricante de vehículos eléctricos, su líder hizo un giro y reforzó la apuesta por la diversificación como compañía “de robótica e inteligencia artificial”.

Así busca neutralizar la fuerte caída que vienen registrando las acciones de Tesla en lo que va de 2024, fenómeno que refleja la desconfianza de algunos grandes inversores institucionales ante lo que consideran “un valor que no tiene asidero en la realidad”. Por eso, muchos desarmaron sus posiciones de TSLA y el precio se fue desplomando.

Las miradas están puestas ahora en la próxima reunión anual del board prevista para el 13 de junio. Allí Musk busca respaldo para llevar adelante la “próxima” fase de crecimiento, mientras los accionistas votan si aprueban un nuevo paquete de compensación ahora por u$s56.000 millones como el de 2018.

Una información no oficial apareció en el momento justo para satisfacción de Musk, que busca aval para una nueva reestructuración de la empresa. Según la CNBC, en diciembre pasado Musk encargó a Nvidia procesadores de inteligencia artificial, pero contra lo que podía suponerse no estaban destinados a su red social X sino al gigante de los vehículos eléctricos.

Este fue un guiño para atender las expectativas de quienes suponen que la fórmula de Tesla está agotada y su valoración llegó a un techo.

Musk promete autos eléctricos más baratos en 2025

En rigor, los anuncios que recientemente más movieron hacia arriba el precio de los papeles de Tesla fueron los relacionados con la previsión de lanzamiento de nuevos modelos de autos eléctricos más baratos a partir de 2025.

La caída acumulada en lo que va del año esta cerca de 30% y sus papeles valen prácticamente la mitad del máximo que tenían en 2021, año en que tocaron su pico.

Este movimiento representó una caída de unos 600.000 millones de dólares en valor de mercado, pese a los esfuerzos de Elon Musk.

“Creemos que las acciones funcionan mejor cuando los fundamentos de las automotrices están más cercanos a la realidad y justifican sus precios”, dijo John Belton, gestor de cartera de Gabelli Funds, fondo que vendió en el primer trimestre de este año su participación en Tesla equivalente a 65.900 acciones que había comprado a principios de 2022. “Empezamos a sentir que los fundamentos se estaban separando de la realidad”, explicó.

El precio de las acciones de Tesla aumentó casi 14 veces en los últimos cinco años y eso llevó a los inversores a tener resto para aguantar durante períodos de baja y aceptar valoraciones que están más en línea con las empresas de tecnología antes que con fabricantes de automóviles.

Sin embargo, ahora ganó terreno la idea de que la expansión del negocio llegó a un límite y las acciones han entrado en zona demasiado riesgosa. Este jueves cerró a u$s178,2, con una suba de 1,8%.

“Wall Street está analizando este doloroso período de transición para que surja una historia de crecimiento a largo plazo para Musk & Co, siendo (la conducción autónoma) un ingrediente clave en esa receta para el éxito”, dijo Dan Ives, analista de Wedbush Securities.

Morningstar, empresa de servicios financieros con sede en Chicago, Illinois, publicó un relevamiento de donde surge que de 18 fondos mutuos que compraron acciones de Tesla desde 2019, hubo 10 que recortaron sus posiciones en el último trimestre. Cuatro de ellos redujeron su exposición un 15% o más. Y sólo cinco sumaron acciones en el mismo período.

Tesla es la automotriz más valiosa del mundo

De todos modos, Tesla sigue siendo el fabricante de automóviles más valioso del mundo, con una capitalización de mercado de casi u$s570.000 millones. En comparación, Toyota, el mayor fabricante de automóviles del mundo por volumen, tiene al día de hoy una capitalización de mercado de u$s331.600 millones.

La empresa de Elon Musk cotiza a un ratio de aproximadamente 64 veces sus ganancias futuras, cifra que supera las valoraciones de algunas empresas tecnológicas de primer nivel, como NVIDIA (37,8) y Super Micro Comp (23,2).

Otros fabricantes tradicionales de automóviles están valorados de forma mucho más conservadora. Por ejemplo, General Motors (4,7), Ford Motor (6,4) y Toyota (10,1).

Igual, Tesla sigue teniendo su lista de seguidores fervientes que aseguran que los precios no tienen techo, basándose en su tecnología, el continuo impulso de la compañía hacia la conducción totalmente autónoma y la expansión en China.

La fundadora de Ark Invest, Cathie Wood, estimó en abril de 2022 que Tesla valdrá 2.000 dólares por acción para 2027, con un riesgo de baja hasta los 1.400 dólares por acción, movimiento que atribuye al despliegue de su proyecto de negocio de taxis autónomos.

No obstante, los más críticos sostienen que los vehículos autónomos son una apuesta arriesgada porque la tecnología enfrenta obstáculos regulatorios y de ingeniería.





Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button