Impacta contra una casa de Florida un objeto que podría ser basura de la Estación Espacial Internacional

Baterías gastadas

El desecho espacial atravesó las dos plantas de la casa el pasado 8 de marzo sin causar víctimas

Según la Agencia Espacial Europea, la probabilidad de que una persona resulte herida por un fragmento de basura espacial que caiga a la Tierra es de una entre cien mil millones. Y, sin embargo, eso es lo que estuvo a punto de vivir la familia de Alejandro Otero, un residente de Naples, Florida, en cuya casa de dos plantas impactó un objeto que la NASA está investigando si se trata de basura espacial proveniente de la Estación Espacial Internacional.

El suceso tuvo lugar el pasado 8 de marzo a las 2:34 p.m., cuando una cámara de seguridad del hogar de Otero capturó el sonido del objeto impactando contra el techo y atravesando las dos plantas de la construcción.

Alejandro Otero no se encontraba en ese momento, pero sí su hijo. “Fue un ruido tremendo. Casi le da a mi hijo. Estaba dos habitaciones más allá y lo escuchó todo”, explicó Otero al medio Wink. “Algo atravesó la casa y luego hizo un gran agujero en el suelo y en el techo. Cuando escuchamos eso, pensamos, imposible, e inmediatamente pensé que era un meteorito”.

La hora registrada del impacto está muy próxima a la hora, 2:29 p.m., en que el Comando Espacial de Estados Unidos registró el reingreso en la atmósfera de basura proveniente de la Estación Espacial Internacional sobre el Golfo de México, en dirección al suroeste de Florida.

Hello. Looks like one of those pieces missed Ft Myers and landed in my house in Naples.
Tore through the roof and went thru 2 floors. Almost his my son.
Can you please assist with getting NASA to connect with me? I’ve left messages and emails without a response. pic.twitter.com/Yi29f3EwyV

— Alejandro Otero (@Alejandro0tero) March 15, 2024

Esta basura consistía en una plataforma o palé de carga con 9 baterías agotadas que fue lanzada desde la EEI en 2021 para realizar un reingreso no guiado. El objeto cilíndrico, de casi 1 kilogramo de peso, que cayó en la casa de Otero podría ser parte de una de esas baterías que no se hubiera desintegrado durante el reingreso.

Un portavoz de la NASA, Josh Finch, ha confirmado al medio Ars Technica que el objeto ha sido recuperado y que los ingenieros del Centro Espacial Kennedy lo analizarán “tan pronto como sea posible para determinar su origen. Más información estará disponible una vez se complete el análisis”.

Según la agencia espacial, la plataforma de carga que fue lanzada al espacio con las 9 baterías en desuso tenía una masa de más de 2,6 toneladas y una altura equivalente al doble de un frigorífico estándar. Objetos de este y mayor tamaño, como etapas de cohetes agotadas o satélites que llegan al fin de su vida útil, caen regularmente a la Tierra pero siempre en trayectorias guiadas. Este ha sido el objeto de mayor tamaño que se ha lanzado a la atmósfera de forma no controlada desde la EEI.

Estación Espacial Internacional
Estación Espacial InternacionallarazonNASA

El pasado 8 de marzo, la NASA había asegurado que la basura espacial de la EEI “reingresaría a la atmósfera de la Tierra sin causar daños. No esperamos que ninguna parte haya sobrevivido al reingreso”. La Agencia Espacial Europea, sin embargo, afirmó antes de producirse el reingreso que algunos fragmentos de la plataforma de carga y su contenido podrían sobrevivir a las temperaturas de miles de grados experimentadas en el reingreso y llegar a tierra.

¿Por qué se arrojó esa plataforma de carga al espacio?

La cadena de circunstancias que terminó con el posible desecho de la EEI en casa de Otero se inició en 2018. Ese año, el astronauta de la NASA Nick Hague y el comandante ruso Alexey Ovchinin abortaron su lanzamiento en una nave espacial Soyuz por un fallo en el cohete. Su destino era la Estación Espacial Internacional.

Una de las tareas de Hague iba a ser realizar paseos espaciales para ayudar a instalar un nuevo conjunto de baterías de ion-litio para el sistema de energía de la EEI. Estas baterías eran transportadas hasta la estación por los cargueros japoneses HTV.

Carguero japones HTV con el pale de carga de las baterías.
Carguero japones HTV con el pale de carga de las baterías.NASA.

Estas son naves no tripuladas que se utilizan para llevar determinada carga útil a la EEI y tienen una capacidad de 6 toneladas. Sin embargo, no pueden atracar en ninguno de los módulos de la EEI, por lo que es el brazo robótico de la estación el que se encarga de atraparlo. Cuando su misión llega a su fin, se realiza una reentrada controlada que destruye la nave.

El problema fue que al no estar Hague en la EEI como estaba previsto, las baterías que se sustituyeron no pudieron ser cargadas de nuevo en el HTV, por lo que este partió sin ellas al terminar su misión. Este desfase obligó a que las baterías gastadas fueran cargadas en el siguiente HTV que llegó con nuevas baterías, dejando de nuevo una plataforma de carga con baterías usadas en la EEI.

Este fue el caso hasta que no hubo más HTV para volar. La última nave espacial HTV de Japón partió de la EEI en 2020 con el palé de carga y las baterías de la misión anterior, dejando varado el último paquete de baterías en la estación. Estas no pueden ser acomodadas en ninguno de los otros vehículos de carga de la estación espacial, por lo que la NASA decidió arrojarlas utilizando el brazo robótico de la estación en marzo de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *