Capitalismo e Inteligencia Artificial: “No debemos dejarles la creación de tecnología” •

Continuamos haciendo las mismas operaciones que hace 60 años, pero infinitamente más rápidas. Pero estas herramientas siguen sin crear nada, “generan” textos o imágenes que es algo muy distinto a crear…

Esta semana se presenta en Madrid el ensayo “INTELIGENCIA ARTIFICIAL etcétera”, un trabajo de nuestro compañero Jorge Izquierdo que busca explicar y poner al descubierto la especie de “dogmas de fe”, aparentemente incuestionables y misteriosos, con los que nos están vendiendo la IA como algo de forma invariable.

Del libro ya hablamos aquí: Inteligencia Artificial, etcétera

Pero queríamos más y, ya que estamos todos en esta casa de LoQueSomos, mantuvimos un diálogo con Jorge, que dejamos en estas preguntas y respuestas. ¡Buena lectura!

LQSomos: Acaba de aparecer tu ensayo sobre Inteligencia Artificial, es breve pero contundente. ¿A quién va dirigido?

Jorge Izquierdo: Decir que “está dirigida a todos los públicos” sería exagerado, pero lo cierto es que he intentado escribir reduciendo al máximo los tecnicismos y, cuando no he tenido más remedio que utilizar alguno, ha sido precisamente para desenmarañar la cantidad de marketing pseudotécnico y pseudocientífico que se está utilizando en la mal llamada Inteligencia Artificial.

LQSomos: La tecnología va muy por delante de nuestra capacidad de comprensión, así lo demuestra la historia. En general cuesta entender el concepto. ¿La “Inteligencia Artificial” es inteligente?, ¿es artificial?

J.I.: La tecnología no es una “cosa” sino un proceso, siempre ha sido así. Tan importante fue saber utilizar el fuego como ser capaz de hacerlo. Lo que actualmente se intenta vender, se vende, es la cosa, Chat GPT, etc… y para hacerlo el mercado debe hacer creer que el proceso “Construir una Inteligencia” ha llegado a su fin o falta poco para ello. Nada de eso lo mantiene la ciencia. Los creadores de Chat GPT o de Gemini (de Google) no recibirán ningún premio Nobel. De la misma forma que no lo recibió el creador de Windows o de Apple. Ninguno de ellos descubrió nada en el mundo de la computación pero construyeron parte de esos procesos.

LQSomos: Nos han presentado la IA como una novedad. ¿La IA acaba de llegar, ya estaba aquí o está por venir?

J.I.: Los programas generativos (de textos o de imágenes) podríamos decir que son algo novedoso, básicamente porque la capacidad de cálculo que tienen los ordenadores actuales, hace treinta y no digamos cincuenta años era pura “ciencia ficción”. Aunque no solamente ha cambiado la potencia de cálculo (y por tanto también las técnicas digamos informáticas que le pueden sacar partido a ese potencial), también ha evolucionado la ética y psicología de esta sociedad. Cuatro mil millones de personas buscan su minuto de fama… cada día. Podríamos decir que se ha producido una segunda revolución digital, similar a lo que sucedió en 1870 cuando se produjo una segunda revolución industrial, que marcó también el inicio de una nueva fase del capitalismo caracterizada por el enorme aumento del tamaño de las empresas. El tamaño de las grandes tecnológicas no deja de aumentar. Google tiene más de 130 centros de datos por todo el mundo y el doble de trabajadores, con 190.000, que un fabricante de coches como Audi. Hace 25 años eran dos trabajadores.

LQSomos: Las máquinas o aplicaciones de IA son capaces de crear contenidos, de procesar información, de clasificar datos y sirven para muchas cosas más… o al menos así nos lo venden. ¿Hay límites?

J.I.: Ante todo debemos tener claro que la informática actual tiene una característica fundamental: está basada en el sistema binario (verdadero / falso, cero / uno). Continuamos haciendo las mismas operaciones que hace 60 años, pero infinitamente más rápidas. Pero estas herramientas siguen sin crear nada, “generan” textos o imágenes que es algo muy distinto a crear. En fin, nada nuevo. Nuestra civilización está basada en la idea de que Dios “creó” los cielos y las tierras. No hay inteligencia en este tipo de máquinas y programas. Lo que no quiere decir que sean muy útiles.

LQSomos: Con el boom del Chat-GPT y la salvaje campaña de marketing que se ha realizado para su lanzamiento, se da a entender que la inteligencia humana quedaría en segundo plano. ¿Qué hay de verdad en esto?

J.I.: Se atribuye una frase a Linus Torvalds (el creador del sistema operativo Linux): “Si piensas que los usuarios de tus programas son idiotas, sólo los idiotas usarán tus programas”. Ahora cambia “sólo” por “todos” y es posible que entendamos mejor lo que está sucediendo.

LQSomos:  En todo este boom tecnológico, parece que el desarrollo de software está exclusivamente en manos de grandes multinacionales. ¿Dónde queda el software libre?

J.I.: Pues básicamente el software libre también está en manos de las grandes multinacionales. Ocurre, sin embargo, que nadie quiere matar la gallina de los huevos de oro. El software libre es uno de los grandes causantes de esta revolución digital y seguirá siendo libre. Actualmente existen programas generativos que están basados en software libre. Quizás el reproche que se puede hacer a ese software libre es que no es precisamente imaginativo. ¿Qué ha aportado la revolución digital a la filosofía, por ejemplo?

LQSomos: Desde un punto de vista disidente, en el marco del libre pensamiento y las organizaciones de base con una posición anticapitalista, que siguen peleando por ese “otro mundo posible”, ¿qué papel juega el activismo?

J.I.: Suponiendo que las calles serán siempre nuestras, lo que es mucho suponer, lo que está claro es que utilizando herramientas del capitalismo difícilmente se podrá plantear una alternativa. Algo de difusión y poco más consiguen los movimientos actuales. Está por ver que no se consiguieran mejores resultados si se dedicaran a la difusión tradicional y no a la digital. Para mí, el gran problema viene por falta de programadores que sean eso, “libres pensadores”. ¿Conoces alguna aplicación sobre filosofía, política, etcétera? ¿Cómo puedes cambiar el mundo desde Twitter?

LQSomos: En el internet controlado por las grandes multinacionales, dueñas de las redes sociales y demás, ¿hay espacio para la lucha?

J.I.: Siempre lo habrá, está claro. Pero no vamos muy bien si somos los primeros que dejamos la creación de tecnología para “ellos” y no digamos si la programación la vemos con las “gafas de ver capitalistas” donde lo importante es que sea software libre y poco más. ¿Quién hace programas para la razón individual y su independencia absoluta de todo criterio sobrenatural? No existen esos programas transformadores, ni transgresores.

LQSomos: Y ese activismo digital, ¿puede tener la eficacia de las protestas y las luchas que se dan en las calles?

J.I.: En absoluto. El problema es que egoístamente tendemos a pensar que el activismo digital es una posible solución.

LQSomos: La extrema derecha 2.0 ha sabido leer mejor que las demás los cambios de la sociedad. ¿La izquierda ha abandonado los espacios tecnológicos?

J.I.: La verdadera izquierda, para entendernos, nunca ha entrado en estos espacios. No hay más que ver sus páginas web.

LQSomos: ¿Los ejemplos de Aaron Swartz o de Julian Assange, preso político actual, sirven como referentes de lucha y compromiso en el ciberespacio, o su persecución está siendo ejemplarizante para desalentar a la gente?

J.I.: Totalmente ejemplarizante. Los creadores de las principales plataformas pornográficas son multimillonarios mientras que ese tipo de programador librepensador como podría considerarse a Assange y Swartz cada vez es más complicado de encontrar.

LQSomos: Volviendo a tu libro. Un libro en papel en medio de la locomotora digital, ¿tiene vida o se queda obsoleto según se termina de imprimir?

J.I.: El otro día asistí a la presentación del libro “Prohibit”, un libro catálogo que contiene cientos de obras de arte que fueron censuradas y que se pueden ver ahora en un Museo del Art Prohibit. Hoy por hoy, creo que la única forma de asegurar que algo pueda llegar al lustro de vida es mediante el papel. El mundo digital es fungible.

LQSomos: Y por último, una pregunta imposible: ¿qué futuro nos espera?

J.I.: Lo de siempre, ¿no? El paso prusiano: dos pasos adelante y un paso atrás.

Gracias Jorge, seguro que aprovecharemos las presentaciones de tu libro para cargarte de muchas más preguntas. ¡Nos vemos!

Inteligencia Artificial etcétera. Autor: Jorge Izquierdo
EL GARAJE EDICIONES. Colección: breves, documentos sociedad
160 páginas. Formato: 12 x 16 cms. ISBN: 978-84-126213-6-5
Inteligencia Artificial, etcétera
Comparte este artículo, tus amig@s lo leerán gratis…
Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Telegram: LoQueSomosWeb
Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *