Visión de futuro: tres tendencias clave para el futuro de la tecnología en 2024 

Actualmente, vivimos en una época de cambios tecnológicos muy profundos y los líderes empresariales se encuentran ante grandes retos entre los que se incluyen la sostenibilidad y el riesgo asociado a la inteligencia artificial. La empresa de análisis Gartner® ha publicado recientemente su lista de 10 Predicciones Estratégicas para 2024 y en Lenovo hemos identificado tres grandes cambios tecnológicos que destacan especialmente.

Una de las predicciones se refiere a la creciente importancia de la tecnología sostenible, con empresas que implementan tecnologías emergentes y utilizan datos para gestionar problemas como el desperdicio electrónico (e-waste). Además, podemos esperar un mercado creciente clientes que en realidad serán máquinas, ya que serán capaces de realizar cualquier adquisición automáticamente; desde carros de la compra a servidores. Las empresas aprovecharán esta tecnología para obtener miles de millones en beneficios a medida que crean mercados digitales para atraer a estos compradores robóticos. Finalmente, las organizaciones que logren transformar sus operaciones para incluir la gestión del riesgo que plantea la IA harán que aumente la adopción de sus modelos.

¿Cómo pueden los líderes empresariales aprovechar estos cambios en el panorama tecnológico y emplearlos en su beneficio? La clave consiste en situarse en el umbral de los grandes cambios impulsados por la evolución tecnológica. Creo que cada una de estas tres tendencias ofrece una oportunidad extraordinaria que aprovecharán los líderes con visión de futuro que reaccionen antes que sus competidores. Resulta imposible saber a ciencia cierta las consecuencias que tendrán estos cambios para las organizaciones a lo largo de las próximas décadas.

Tomarse seriamente la sostenibilidad

Los directivos son conscientes del impacto ecológico de la tecnología y por lo tanto están interactuando de manera proactiva con cuestiones medioambientales que aportan numerosos beneficios a toda la organización. Recientemente, durante el simposio Gartner IT Symposium/Xpo, el conocido VP Analista de Gartner Chris Howard, afirmó en una ponencia que el 74% de los ejecutivos cree que la sostenibilidad aumenta la madurez digital y, por lo tanto, “el 86% considera que contribuye a la resiliencia”. A lo largo del año que viene, los líderes del sector informático serán considerados responsables directos del impacto de las tecnologías que empleen, no solo en sus propias instalaciones sino en toda su cadena de suministro, y “para 2027, el 25% de la remuneración de los responsables de tecnología estará asociada a su impacto tecnológico sostenible según Gartner®.”

Las normativas a nivel global irán exigiendo cada vez mayor transparencia por parte de las organizaciones con respecto a sus acciones en términos de sostenibilidad, y esto tendrá un impacto muy notable sobre su desarrollo. A medida que los negocios vayan adoptando la IA, deberán tener en cuenta una visión equilibrada de los beneficios e inconvenientes de dicha tecnología. Según la Agencia Internacional de la Energía, la IA consume mucha más energía que la informática convencional. Un estudio reciente realizado por el Instituto Allen de IA indica que crear una sola imagen con IA generativa requiere la misma cantidad de energía que cargar un smartphone por completo. La tecnología sostenible se basa en encontrar un equilibrio adecuado entre el resultado y la huella de consumo. Ciertas tecnologías, como por ejemplo las videoconferencias, contribuyen a mejorar la sostenibilidad al reducir la necesidad de viajar. Por su parte, el Edge computing aumenta la eficiencia del tráfico en las ciudades inteligentes, como se ha demostrado en el ambicioso proyecto desplegado en Barcelona por Lenovo.

La tecnología adecuada también puede ayudar a las organizaciones a obtener una mejor visión de sus emisiones y desperdicios, lo cual aporta importantes beneficios económicos y en términos de sostenibilidad. El informe de Lenovo “Datos para la Humanidad” (Data for Humanity) revela que los altos ejecutivos creen que los datos desempeñarán un papel crucial a la hora de ayudar a las organizaciones a lidiar con retos como el cambio climático. Con el software adecuado, las empresas pueden reducir el impacto medioambiental de su tecnología, recabando datos sobre rendimiento y uso, incluyendo el de servidores y el número de dispositivos por empleado. Esta información les ayudará a recortar el gasto innecesario y a reducir el desperdicio tecnológico. Establecer objetivos claros y realistas, así como colaborar con organizaciones respetadas, como la Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (Science Based Targets initiative, SBTi) también será un motor fundamental que impulsará la sostenibilidad en los años venideros.

Los líderes empresariales deberán abordar cuestiones significativas y de gran importancia, incluso si al principio esto implica un perjuicio económico, porque los beneficios serán considerables. Los gestores deberán invertir en tecnologías emergentes, las cuales a su vez ayudarán a las organizaciones a descubrir productos y modelos de negocio nuevos y sostenibles.

Máquinas comprando a máquinas

Los clientes del futuro no siempre serán humanos. En su lugar, una gran proporción del comercio se llevará a cabo de manera automática y será gestionada por máquinas. Gartner® estima que “las máquinas clientes representarán una oportunidad valorada en varios billones de dólares” y que “como cálculo conservador, para 2025 existirán al menos 15.000 millones de productos conectados con el potencial de comportarse como clientes”.

Las máquinas clientes ya existen en forma de servicios, como la capacidad de los vehículos de Tesla de auto diagnosticar fallos mecánicos y encargar los repuestos necesarios de manera autónoma, sin intervención humana. Pero esta tendencia evolucionará rápidamente en los próximos años, con máquinas diseñadas para cerrar acuerdos y adquirir bienes de los proveedores, así como mercados automatizados en los que se compita para obtener la atención de los compradores robóticos, tanto en el ámbito de consumo como B2B.

Las máquinas compradoras actuales todavía tienen una capacidad muy limitada, puesto que deben seguir reglas estrictas y solamente pueden adquirir ciertos productos específicos. Pero para 2025, esto habrá cambiado y realizarán elecciones optimizadas entre diferentes productos en base a las indicaciones que se les proporcionen. Para 2026, esta evolución habrá progresado aún más, hasta el punto donde las máquinas serán capaces de inferir las necesidades de los clientes en base a reglas, contexto y preferencias. Al mismo tiempo, las máquinas compradoras tendrán sus propias “necesidades” para ayudarles a cerrar acuerdos de manera efectiva. Las organizaciones deberán construir plataformas específicas orientadas a ellas, donde compitan en base a medidas como el control de precios. Según las investigaciones de Gartner®, “los consejeros delegados creen que, para 2030, aproximadamente un 15-20% de los ingresos de sus compañías provendrán de máquinas clientes”. Personalmente, creo que esto implica que podemos esperar ciclos de ventas optimizados y un aumento de los ingresos.

Los líderes empresariales con visión de futuro deberían comenzar a investigar los beneficios de utilizar máquinas compradoras en este momento, testeando las tecnologías al igual que hacen las startups más agiles o empezando a pensar en añadir un trayecto para integrar máquinas clientes o combinaciones de humano-máquina cliente en sus plataformas de comercio digital.

Gestión del riesgo de la IA

A lo largo del año pasado, hemos sido testigos de una explosión en el interés por la IA, y muchas organizaciones de todo el mundo se apresuraron por aprovechar su potencial. La democratización de la tecnología que ha establecido la IA generativa ha aumentado la urgencia por abordar sus riesgos, especialmente en lo referente al uso justo, facilidad de explicación, transparencia y gobierno de los modelos. Durante este año, los líderes empresariales deberán lidiar con los retos que supone desplegar IA y gestionar la manera en la que los empleados la utilizan.

¿Cómo pueden las organizaciones abordar el riesgo y gestión de seguridad relacionados con la IA? Optar por un abordaje estructural con respecto a la confianza, riesgo y gestión de seguridad de la IA puede contribuir a controlar los riesgos inherentes de esta tecnología, además de facilitar el cumplimiento regulatorio. Gartner® estima que “para 2026, las compañías que hayan adoptado prácticas de ingeniería de IA para crear y gestionar sistemas adaptativos de IA obtendrán resultados superiores a los de sus homólogos en cuanto a los recursos y tiempo requeridos para generar modelos de IA operativos, con reducciones de al menos en un 25%”.

Adoptar un enfoque estructural también puede producir resultados relacionados con algunas de las cuestiones más espinosas de la IA, como los sesgos. Estos se producen al entrenar los modelos mediante lenguaje sesgado, ya que los propios modelos exhibirán esos mismos sesgos. Los directivos deberían desarrollar programas completos para afrontar los riesgos de la IA y la seguridad, definiendo claramente las políticas de uso aceptable, además de implementar unos criterios de clasificación y gestión de acceso a los datos para las aplicaciones de IA. Lidiar de manera efectiva con el riego, confianza y gestión de la seguridad de la IA constituirá la marca que diferenciará a aquellas organizaciones que tengan éxito en este espacio y permitirá una mayor colaboración entre empresas.

Un futuro mejor

El año 2024 marcará una ocasión para que los directivos aborden los retos importantes asociados al riesgo de la IA y la sostenibilidad. Con el aumento de la regulación en torno a ambas cuestiones en todos los continentes, las organizaciones deberán adoptar una mirada a largo plazo para garantizar que abracen la tecnología de manera responsable, considerando su impacto sobre sus propias compañías y sobre el mundo en general. Estas cuestiones no harán más que aumentar en importancia y aquellas organizaciones que sean capaces de lidiar con estos retos durante el año que comienza obtendrán una ventaja muy importante que recompensará la visión de futuro.

Aquellos líderes empresariales que implementen los ámbitos de tecnología emergente como las máquinas cliente, empleando la IA para cerrar acuerdos y agilizar los ciclos de ventas, obtendrán beneficios muy importantes. Adoptar un enfoque estructural hacia la IA permitirá a las empresas desplegar la tecnología de manera efectiva, descubriendo aplicaciones y casos de uso revolucionarios que todavía no podemos imaginar. Utilizar la tecnología para desenmarañar los complejos retos de la sostenibilidad dará lugar a organizaciones con mayor madurez digital, productos innovadores y maneras refrescantes de hacer negocio. El mundo está cambiando a nuestro alrededor, pero, si conseguimos adoptar las decisiones adecuadas, el futuro para las empresas será brillante, en 2024 y más allá.

Accede a más información responsable en nuestra biblioteca digital de publicaciones Corresponsables y el Espacio de Lenovo en Organizaciones Corresponsables 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *