Un usuario de Windows vuelve al Mac tras 12 años y esto es lo que se ha encontrado en su nuevo MacBook…

El Mac y el iPhone forman una de las mejores combinaciones que se pueden tener. Desde pasar fotos por AirDrop, responder llamadas desde el Mac o copiar y pegar entre ambos dispositivos. Todo esto son razones de peso para pasarse al Mac. En Applesfera, hemos querido recoger la opinión de un usuario de Windows que se ha pasado a Mac para que pueda ayudarte si estás pensando también en dar el salto. Para que lo pongas en contexto, este usuario de Windows probó por primera vez macOS en el año 2012. Desde entonces y hasta ahora solo ha utilizado Windows.

El motivo del cambio fue el atractivo MacBook Air con Chip M3

La nueva generación de MacBook Air con M3 ha dejado una gama de Mac realmente accesible. Por un precio razonable, puedes tener el nuevo MacBook Air M3 e incluso el anterior MacBook Air M2 con un precio más reducido y manteniendo el nuevo diseño que tanto atrae a los usuarios.

Diseño MacBook Air

Este fue el caso del usuario que queremos abordar hoy. La última vez que probó macOS fue en el año 2012. ¿Cuánto han cambiado los Mac, verdad? Por entonces, apenas había un ecosistema entre el iPhone y el Mac, tenían discos duros HDD y el precio para un equipo de calidad y características similares al MacBook Air M3 superaba los 1700 euros. Es por ello que decidió quedarse en Windows.

Doce años después, atraído por el diseño del MacBook Air y, sobre todo, la potencia de los chips de Apple, se decidió a dar el salto y comprar un MacBook Air M3, concretamente con 1TB de SSD y 16GB de memoria RAM.

Diseño del MacBook Air

Pantalla, rendimiento y batería han sido lo que más le ha impresionado

Empezando por la pantalla, le sorprendió la calidad del MacBook Air. Y creo que muchos estamos de acuerdo en que las pantallas de los Mac son exquisitas. Destaca, sobre todo, el nivel de brillo, el contraste de colores y la película antirreflectante. Como parte negativa, le llama la atención que un portátil de 1300 euros solo tenga una tasa de refresco de 60Hz.

Si hablamos del rendimiento, una persona que viene de Windows podría considerar que es bastante exigente. Sobre todo porque hay multitud de opciones y procesadores disponibles frente al Chip M3 que ofrece Apple. Principalmente midió el rendimiento a través del juego Stray. El rendimiento fue bueno, aunque no sorprendente. El MacBook Air M3 no llega a alcanzar los 60 fps, pero sí se mantenía en unos 30 fps de manera estable.

Esto se debe al diseño del MacBook Air, tan delgado y ligero que no tiene una disipación activa del calor, es decir, no tiene ventilador. Por lo que en largos periodos de trabajo para el chip, el rendimiento baja para equilibrar la temperatura. Por lo tanto, el MacBook Air M3 es adecuado para juegos casuales, e incluso exigentes en periodos reducidos de tiempo. Eso sí, deja claro que no es una máquina de títulos AAA, sobre todo porque estos juegos solo se ofrecen en Windows y no en macOS.

Jugando en el MacBook Air

La falta de información para moverse por macOS ha sido lo más difícil de este salto

Si buscamos los aspectos más “negativos” de este paso de Windows al Mac, destaca la navegación por el sistema. Es fácil acostumbrarse a pequeñas cosas como los controles para minimizar ventanas, ponerlas a pantalla completa y posicionar una ventana al lado de otra.

El problema que se ha encontrado es que macOS no hace ningún esfuerzo por enseñarle nada al usuario. El Finder, donde está el centro de control, hasta cómo hacer una captura de pantalla. Por otro lado, en Windows se abre un menú contextual con el botón derecho del ratón o con el botón derecho del Trackpad. En macOS, sin embargo, la configuración predeterminada es abrir el menú contextual haciendo clic con dos dedos en el Trackpad. Pero esto no es así si utilizas un ratón, que en este caso sí es con el botón derecho.

Trackpad MacBook Air

Esto es algo que quienes usamos Mac vemos muy obvio, pero para un usuario de Windows puede generarle conflicto. Otra de las cosas que a mí, como usuario de Mac, también me sorprende es los diferentes tipos de instalación de aplicaciones y programas.

Por un lado, tenemos la Mac App Store, por otra, hay programas que se descargan de internet y tienen un proceso de instalación. Por último, existen esas aplicaciones que también se descargan de internet pero no hay que instalarlas. Solamente arrastrarlas a la carpeta de aplicaciones. Esto en Windows está mucho más unificado.

En favor de los usuarios, hay que decir que Apple sí que pone ciertas facilidades. Solamente hay que saber dónde buscar esta información. Por un lado, dispones de la web de Apple con cientos de artículos de soporte oficiales. Después, si tienes la suerte de tener una Apple Store cerca, hay talleres todas las semanas sobre cómo utilizar el Mac. Y por último, sí, tienes que buscarte la vida en internet, pero existen cientos de blogs como Applesfera para descubrirte el nuevo mundo del Mac.

En el fondo, que la queja tras llegar a macOS sea el método de instalación de aplicaciones o cómo se utiliza el ratón deja en muy buen lugar a macOS. Sí, seguro que Apple podría incluir un “guide tour” por macOS como ha hecho en el Apple Vision Pro. Para que así todos los usuarios sepan utilizarlo. En eso le damos la razón y quién sabe si con macOS 15 llegará algo parecido, o cambios para solucionar estas incomodidades que se ha encontrado.

¿Te has encontrado tú también con estas dificultades a la hora de pasarte de Windows a Mac? Todos hemos pasado por ese período de adaptación, y estoy seguro de que si yo ahora mismo me pasase a Windows también me encontraría con alguna función que no se utilizar.

Vía | derstandard.at

En Applesfera | Llevo 17 años usando ordenadores Mac y esto es lo que siempre configuro nada más sacarlos de la caja

En Applesfera | Este es el mejor Macbook relación-calidad precio que puedes comprar ahora mismo (2024)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *