¿Qué son las partículas ‘fantasma’ y cómo harán los científicos para demostrar su existencia?
Gran Colisionador de Hadrones CERN
Se está construyendo un nuevo supercolisionador llamado Futuro Colisionador Circular que es 1000 veces más sensible a las llamadas “partículas ocultas” que los equipos que ya opera CERN.

Muchos físicos han sospechado durante mucho tiempo que misteriosas partículas “fantasmas” en el mundo que nos rodea podrían mejorar enormemente nuestra comprensión de la verdadera naturaleza del universo.

Ahora los científicos creen haber encontrado una manera de demostrar si existen o no. Se trata de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en donde se está construyendo un nuevo supercolisionador llamado Futuro Colisionador Circular que es 1000 veces más sensible a las llamadas “partículas ocultas” que los equipos que ya opera la organización.

De acuerdo a lo informado por Euronews, los supercolisionadores permiten a los científicos recrear las condiciones del Big Bang, la teoría física que describe cómo se expandió inicialmente el universo.

El colisionador forma parte del Proyecto de Búsqueda de Partículas Ocultas (SHiP, por sus siglas en inglés) del CERN: un proyecto que lleva 10 años gestándose y que estudiará algunas de las partículas más débiles del espacio.

El nuevo dispositivo haría chocar las partículas contra una superficie dura en lugar de unas contra otras, que es la técnica utilizada actualmente por los científicos para averiguar de qué está hecho el universo.

Richard Jacobsson, físico senior del CERN, afirma que este proyecto podría suponer un “gran avance” que redefina la forma en que los científicos piensan sobre la creación del universo. “SHiP es uno de esos experimentos que podrían cambiar paradigmas y llevarnos a un nuevo régimen de conocimiento, no sólo de nuestro universo, sino de nuestra posición en él”, declaró Richardson en una entrevista.

¿Qué son las partículas fantasma?

Todo lo que somos capaces de ver a simple vista desde el espacio, incluidas las estrellas y los planetas, compone alrededor del 5% de la materia real del universo, explicó Richardson, que aseguró que el 95% restante se reparte entre un 26% de materia oscura y un 69% de energía oscura.

Los científicos utilizan el Modelo Estándar, que reconoce 17 partículas diferentes, para explicar de qué está hecho el universo. En 2012, los científicos del CERN descubrieron una nueva partícula del Modelo Estándar llamada Bosón de Higgs con un Gran Colisionador de Hadrones, descubrimiento que les valió el Premio Nobel de Física un año después.

Gran Colisionador de Hadrones CERN
Todo lo que somos capaces de ver a simple vista desde el espacio, incluidas las estrellas y los planetas, compone alrededor del 5 % de la materia real del universo.

Algunas particulas se mezclan en diferentes combinaciones para formar las partículas más grandes, pero aún increíblemente pequeñas, que forman el mundo que nos rodea, así como las estrellas y galaxias que vemos en el espacio, mientras que otras están involucradas en las fuerzas de la naturaleza.

Desde entonces, los científicos no han tenido éxito en el uso de ese mismo colisionador para medir las partículas ocultas que también posiblemente componen la materia oscura y la energía oscura, pero que no forman parte del Modelo Estándar.

Las partículas “ocultas” o fantasma son invisibles y tienen conexiones más débiles que las partículas que los científicos ya han descubierto, lo que dificulta su detección. Es posible que estas partículas constituyan una parte o el resto del universo, dijo Richardson.

“Lo que realmente me atrae del experimento es que estas partículas están justo delante de nuestras narices, pero nunca hemos podido verlas debido a la forma en que interactúan, o más bien a la forma en que no interactúan“, afirmó el profesor Mitesh Patel, del Imperial College.

SHiP empezará a buscar nuevas partículas en 2030

El futuro colisionador circular tendrá un costo inicial estimado de 12.000 millones de libras esterlinas. Su fecha de inicio prevista es a mediados de la década de 2040, aunque no alcanzará su máximo potencial de caza de partículas hasta 2070, informó BBC.

Por el contrario, el experimento SHiP está previsto que empiece a buscar nuevas partículas en 2030 y será cien veces más barato, alrededor de 100 millones de libras esterlinas. Pero los investigadores dicen que se necesitan todos los enfoques para explorar todas las opciones posibles con el fin de encontrar las partículas que, según dicen, conducirían a uno de los mayores avances en física de todos los tiempos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *