La IA ha creado un nuevo síndrome entre los trabajadores: FOBO o miedo a ser reemplazados

Getty Images

  • El 22% de los trabajadores estadounidenses están preocupados por quedarse atrás en cuanto a tecnología.
  • La IA cambiará el panorama laboral y algunos trabajadores empiezan a sufrir un nuevo síndrome derivado de ella que se conoce como FOBO.

La llegada de la inteligencia artificial ha traído nuevos dilemas que antes no existían como la proliferación de los deepfakes o la posibilidad de que la IA controle la humanidad. Un reciente estudio ha añadido otro problema: ha nacido un nuevo síndrome conocido como FOBO.

La investigación realizada por la empresa Gallup ha puesto de manifiesto que el 22% de los trabajadores estadounidenses están preocupados por quedarse atrás en cuanto a tecnología. Más de 2 de cada 10 trabajadores tienen miedo de ser suplantados por la tecnología y sufrirían FOBO (siglas en inglés de “Fear of Becoming Obsolete”).

La situación no mejora entre las personas con mayores estudios. Los trabajadores con formación universitaria tienen más probabilidad de sufrir este síndrome en comparación con otras personas con menor nivel educativo. La tendencia era precisamente a la inversa hace unos pocos años. 

El estudio ha señalado que la preocupación de que la IA les quite el trabajo es mayor entre los trabajadores más jóvenes. Las personas que tienen un salario más bajo también son más propensas a sufrir FOBO. 

El uso de la inteligencia artificial generativa en el ámbito laboral no es ninguna novedad, pero la llegada de herramientas de uso masivo como ChatGPT o DALL-E ha provocado cierto miedo entre algunos trabajadores. A esto hay que sumar las predicciones de algunos expertos que aseguran que el 44% de las habilidades laborales se verán modificadas en los próximos cinco años.

Los expertos estudian cómo combatir el FOBO

El creciente miedo a quedarse atrás o ser reemplazado por la tecnología ha llevado a los científicos a buscar formas de combatir el síndrome. Los expertos son menos alarmistas y aseguran que existen ciertas habilidades que no podrán ser reemplazadas por una IA: el valor humano, la capacidad de improvisar, los cuidados o las actividades físicas.

La inteligencia artificial generativa puede superar a los humanos en cuanto a creatividad, pero son los trabajadores los que le añaden un valor personal a un producto. El desarrollo de habilidades blandas siempre va a jugar a favor de los empleados. 

Los expertos recomiendan mirar a la tecnología con ojo crítico y aprender a sacar el máximo provecho de ella de forma inteligente. Para combatir el FOBO, los trabajadores deben invertir en formación y desarrollar las habilidades necesarias para dominar la IA. Si el síndrome genera ansiedad, es recomendable recurrir a un especialista para aprender a gestionar las emociones, aconseja Emprendedores.

Descubre más sobre Claudia Pacheco, autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *