Cuidado: las tres razones por las que es peligroso desactivar el Wi-Fi fuera de casa

Habitualmente, los expertos en tecnología tienden a ofrecer consejos prácticos para mejorar el funcionamiento de los dispositivos y utilizarlos sin problemas. De esta manera, hace tiempo se viene especulando sobre si es mejor desactivar el Wi-Fi al salir de casa o si esto es solo un mito, por lo tanto, presentaron tres razones por las cuales es recomendable hacerlo.

El Wi-Fi es una tecnología que permite la conexión entre dispositivos inalámbricos e Internet, y gracias a ella millones de usuarios mantienen una interacción constante. El día de hoy es difícil concebir un mundo sin esta red inalámbrica que gran parte de la población mundial contiene en su hogar.

En este sentido, los profesionales aconsejan acotar la implementación del Wi-Fi en momentos en que no es necesario. Por ejemplo al salir de la casa, en tanto puede ocasionar diversos inconvenientes en relación a la seguridad y al rendimiento del artefacto.

Después de tanta duda dando vuelta, los especialistas en el área tecnológica proporcionaron tres razones por la cual se recomienda desactivar la red fuera de casa. En síntesis, la idea es maximizar la experiencia de los usuarios de dispositivos móviles y que efectivamente estos no corran riesgo.

Wi-Fi: tres razones para desactivarlo al salir de casa

1) Seguridad de la información

Este punto es fundamental, ya que cuando el Wi-Fi está activo, el celular está programado para encontrar redes disponibles a las cuales vincularse. En función de ello, si hay alguna sin contraseña se conecta y esto pone en peligro la seguridad del usuario.

El motivo es que algunas redes son falsas o creadas por gente malintencionada, y el resultado puede ser desde un ciberdelito hasta la entrada de algún malware al aparato.

Lo ideal es desactivar la red, activar los datos móviles y esperar hasta volver al hogar, para evitar redes inseguras y únicamente manejarse con las de confianza: la propia, la del trabajo o incluso lugares públicos con certificado de seguridad.

2. Duración de la batería

Otro punto a favor de la desactivación es la duración de la batería, dado que la conexión inalámbrica siempre disponible tiende a consumir una importante cantidad de energía de manera innecesaria.

Esto sucede porque el dispositivo móvil está enviando y recibiendo señales de radio constantemente, en sintonía con la explicación anterior. Así, el celular agota su batería rápidamente y esto obstaculiza al usuario a utilizar otras funciones relevantes con el fin de que aguante un rato más.

3) Rendimiento del celular

Una vez más: si el Wi-Fi está todo el tiempo activo y busca redes sin parar, los microchips del teléfono móvil no dejan de trabajar. Al afectar el rendimiento de la batería, también dificulta la velocidad de procesamiento, disminuyendo su potencia.

Asimismo, el Wi-Fi pude interferir con otras señales de radio como las de la red móvil o GPS y de esta forma, puede afectar la calidad de la navegación.

Si bien estas tres justificaciones exhiben todos los riesgos comunes que puede correr un dispositivo ante la continua activación del Wi-Fi, no es necesario renunciar a él, sino regular su funcionamiento y poner en práctica esta tarea para mejorar la experiencia.

Fuente: Crónica

ra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *