El móvil con la mejor cámara por menos de 400 euros es chino y tiene un súper zoom

Los teléfonos ‘baratos’ suelen flaquear en un aspecto clave para muchos usuarios: la cámara. Sin embargo, Realme está dispuesto a cambiar eso en 2024 con su nuevo buque insignia de la gama media que, ahora en oferta de lanzamiento del 20 al 25 de marzo por menos de 400 euros (luego pasará a costar 500), presenta un sensor fotográfico que hace un año podíamos encontrar en terminales de 1.000 euros.

Hemos estado probando el Realme 12 Pro Plus durante unas semanas antes de su lanzamiento oficial, comprobando en múltiples ocasiones que es un terminal que llama la atención por su cuidado diseño y su gran módulo de cámaras y la gente nos preguntaba “¿qué móvil es ese?”. Destaca la calidad de su parte trasera, con una imitación de cuero y disponible en un tono azulón o en un elegante beige, coronada con un gran círculo con un ribete dorado que contiene sus cinco sensores.

En el frontal, la pantalla tiene unos bordes muy reducidos, simétricos y una superficie curva que le otorga un toque prémium muy adecuado. El panel tiene muy buena calidad (FHD) y fluidez (120 Hz), aunque los usuarios más exigentes pueden echar en falta algo más de brillo (950 nits), lo cierto es que es una pantalla que rinde muy bien en exteriores y es usable a pleno sol.

En cuanto al procesador, también está bien equipado, gracias al Snapdragon 7 Gen 2, un chip que sin ser el más potente del mercado, permite ejecutar aplicaciones y juegos exigentes sin cortes ni tirones.

Donde sí hemos notado que no rinde tan bien como otros procesadores más modernos, es en términos de consumo de energía. Aunque sus 5.000 mAh nos han permitido alcanzar hasta 6 horas de pantalla algunos días, en las jornadas más exigentes hemos llegado por debajo del 20% al final del día y, si se nos ha olvidado cargarlo, el móvil ha amanecido apagado y sin energía en su depósito. Afortunadamente, el Realme 12 Pro Plus cuenta con carga de 67 W capaz de llenar el 50% de la batería en menos de 20 minutos.

Unas fotos de otra gama

Pero donde realmente destaca este Realme 12 Pro Plus es, sin duda, en el apartado fotográfico. Para empezar, el sensor principal de este móvil de 400 euros es el que podíamos encontrar en titanes de gama alta hace solo un año: el Sony IMX890. Esta lente de 50 Mpx con estabilización óptica es una auténtica delicia, capaz de sacar fotos de gran nitidez y rango dinámico. El único pero que le podemos poner es que podría haber aprovechado más las bondades de este sensor a través del software, con el procesado posterior de la imagen.

Realme 12 Pro Plus, un teléfono de diseño llamativo en el que su módulo de cámara tiene un especial protagonismo
Realme 12 Pro Plus, un teléfono de diseño llamativo en el que su módulo de cámara tiene un especial protagonismo
Heraldo.es

Capaz de hacer fotos fantásticas al vuelo, donde realmente se luce es, sin duda, en los retratos. El efecto de desenfoque que es capaz de ofrecer deja instantáneas de nivel profesional con solo pulsar un botón. Fotos ideales para los perfiles de redes sociales y muy fáciles de tomar. El zoom del Realme 12 Pro Plus tiene luces y sombras. El ‘x3’ y el ‘x6’ ofrecen resultados muy buenos, y el móvil permite hacer un superzoom de 120 aumentos, que no pasa de ser una ensalada borrosa de píxeles. Por su parte, el ultra gran angular de 8 Mpx es el típico objetivo básico de la gama media que se podrían haber ahorrado, pero que muchos usuarios agradecerán, a pesar de que tengan que renunciar a cierta nitidez. Por otro lado, la cámara selfi también firmada por Sony, ofrece fotos de muy buena calidad, pero que no están al nivel de las cámaras traseras.

Una versión de 100€ menos con algunas renuncias

Para aquellos usuarios menos ambiciosos que busquen un teléfono con buenas características y una cámara que ofrezca buenos resultados, el fabricante chino ofrece el Realme 12 Pro (sin el Plus), un teléfono estéticamente idéntico a su hermano mayor, pero que hace algunos recortes aquí y allá para abaratar 100 euros el presupuesto.

El primer apartado en el que meten la tijera es en el procesador: un Snapdragon 6 de primera generación, algo menos potente, pero que servirá a la mayoría de usuarios, sobre todo si no son muy exigentes en los juegos.

Por otro lado, baja también el rendimiento de los sensores fotográficos, manteniendo los 50 Mpx en el principal pero reduciendo un poco la calidad. El teleobjetivo baja de ‘x3’ a ‘x2’ y de 64 Mpx a 32 Mpx, y el selfie de 32 a 16. En definitiva, este modelo es más modesto en el apartado fotográfico pero permite tomar imágenes de buena calidad, suficientes para la mayoría. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *