El delirio de crear una presentadora de televisión perfecta con inteligencia artificial

La IA generativa en la música generó 275 millones de euros en la segunda mitad de 2023

La IA generativa en la música generó 275 millones de euros en la segunda mitad de 2023

Ver más


En 2021, Blake Lemoine, un peculiar ingeniero de Google que trabajaba en el desarrollo de un chatbot para comprobar si usaba un lenguaje discriminatorio que incitara al odio, empezó a sentir que detrás de los patrones y predicciones de aquella inteligencia artificial con la que intercambiaba mensajes había una “conciencia propia” que le recordaba a la mente de un niño. Contarle a la prensa cómo se había sentido supuso su despido de la compañía por incumplir el contrato de confidencialidad y generó un intenso debate en Estados Unidos sobre nuestra relación con la inteligencia artificial, también conocida como IA. Una vez fuera de Silicon Valley, el ingeniero siguió su cruzada en distintos artículos, para avisar de que este tipo de herramientas podían manipular a la gente y utilizarse de forma destructiva. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *