Los cuatro sencillos trucos para convertir tu móvil en una consola portátil

Los móviles son el dispositivo más utilizado en España para jugar, según los últimos datos de Statista y no es de extrañar, teniendo en cuenta que prácticamente todo el mundo tiene uno, y cuenta con muchas posibilidades en este sentido. Hay grandes títulos disponibles para móvil, pero las plataformas para jugar en la nube, como GeForce NOW, son una gran mejora este apartado.

De hecho, ya se han lanzado al mercado consolas portátiles que tienen Android como sistema operativo debido a la gran libertad que ofrece a la hora de jugar. Modelos como la Razer Edge o la Logitech G Cloud son un buen ejemplo de ello, y pueden ser muy recomendable para aquellas personas que quieran un dispositivo muy potente para jugar.

Se trata de dispositivos con un gran hardware para jugar, pero el móvil también puede serlo. Con una serie de acciones, es posible convertirlo en una suerte de consola portátil, y lo mejor es que no hace falta un smartphone de gama alta para obtener una buena experiencia.

Un buen mando

Los controles táctiles pueden ser interesantes para algunos juegos, pero en la gran mayoría de casos suele ser más cómodo utilizar un mando. No tiene por qué ser un mando específico para Android, puesto que es posible conectar los controladores de la Xbox o la PlayStation con Android utilizando su Bluetooth. También hay otros mandos genéricos que son compatibles de por sí con Android.

Mando Razer Kishi V2 con un móvil jugando al Call of Duty


Mando Razer Kishi V2 con un móvil jugando al Call of Duty

Jacinto Araque

El Androide Libre

Sin embargo, hay otro tipo de mandos diseñados específicamente para funcionar en el móvil que pueden aportar una mejor sujeción y funciones  de software complementarias para que la experiencia sea más cómoda. Un ejemplo es el Gamevice Flex o el Razer Kishi v2 Pro, un mando que ya analizamos en EL ESPAÑOL – El Androide Libre y que nos sorprendió por su buen funcionamiento y por contar con una gran variedad de funciones interesantes como el mapeo de botones virtuales.

El mando no solo sirve para jugar a los juegos de Android compatibles, sino que los servicios en la nube también son compatibles con los dispositivos que estén conectados al móvil, por lo que plataformas como las mencionadas anteriormente están hechas para ser compatibles con el mando que estoy conectado con el dispositivo desde el que el usuario está accediendo a ellas.

Servicios en la nube

La posibilidad de jugar a juegos de consola desde el móvil es una realidad y es algo que se ha hecho posible gracias al uso de servicios de juego en la nube. Estas plataformas tienen un funcionamiento bastante fácil de comprender que se basa en ejecutar juegos en dispositivos que se puedan controlar desde el móvil, la tablet o la consola portátil de forma remota. 

Esto hace que solo sea necesario tener una buena conexión a internet y un dispositivo que cumpla con los requerimientos de estas apps. Esa es otra de las grandes ventajas de este tipo de servicios, ya que no es necesario contar con un hardware de gama alta para utilizarlos. Es posible disfrutar de grandes juegos que no están disponibles en formato de smartphone, y acerca títulos como Red Dead Redemption 2, Death Stranding o la saga Assassin’s Creed a usuarios que no tienen una consola. 

Mando de PS4 controlando GeForce NOW en un móvil Android


Mando de PS4 controlando GeForce NOW en un móvil Android

Hay algunas alternativas gratuitas, como GeForce NOW, que permite jugar durante una hora seguida de forma gratuita a los títulos que tiene en su catálogo. Eso sí, este servicio requiere que el usuario haya comprado los juegos previamente. Sin embargo, otras alternativas como Game Pass Ultimate permiten jugar a una serie de juegos compatibles con solo pagar la suscripción mensual, evitando el sobre coste de tener que comprar cada juego individualmente. 

Usa el PC desde tu teléfono

Para utilizar el móvil como una consola portátil, también se puede iniciar el juego que quieras en tu ordenador controlándolo desde el móvil con una app de escritorio remoto. Incluso hay servicios como Shadow que, directamente, dejan controlar un PC  remoto de gama alta en el que cada uno puede instalar los juegos que prefiera.

Steam tiene una app llamada Steam Link con la que se puede jugar a los juegos que se tengan instalados en el PC desde el móvil, duplicando la pantalla, siempre que se encuentren en la misma red WiFi. Es totalmente gratuito, y se pueden añadir juegos comprados en otras tiendas.

Móvil jugando a The Last of Us a través del servicio Shadow


Móvil jugando a The Last of Us a través del servicio Shadow

Jacinto Araque

El Androide Libre

Por otra parte, alternativas como AnyDesk o Parsec que son capaces de mostrar el escritorio de nuestro ordenador desde cualquier parte, para lo cual, eso sí, hay que haberlo configurado antes y tener el ordenador encendido. La latencia, en cualquier caso, dependerá de la velocidad de la conexión tanto del ordenador como del dispositivo que se esté utilizando para jugar.

Envía la pantalla del móvil

Los móviles y las tablet Android también se pueden conectar a un monitor o a una Smart TV que reproduzca en un tamaño de mayor formato, al más puro estilo de la Nintendo Switch. Esto es ideal a la hora de jugar a algunos títulos con mucho detalle, puesto que permite emular la experiencia que se tiene con una consola de mesa.

Móvil conectado al televisor por cable


Móvil conectado al televisor por cable

Hay varias maneras de enviar la imagen. Es posible hacerlo mediante el protocolo Chromecast, que se encuentra integrado en las Smart TV con Android TV. Utilizar el protocolo DLNA también es una posibilidad cuando el televisor no tiene Chromecast integrado. Sin embargo, estas dos opciones pueden hacer que aumente la latencia lo suficiente como para que la experiencia deje de ser buena.

Por ello, la mejor opción aquí es comprar un cable con salidas USB Tipo C y HDMI, que permitirá conectar el móvil a uno de estos puertos y ver la señal en el televisor o monitor sin depender de la intensidad de la señal WiFi. La pantalla del móvil seguirá funcionando, puesto que se trata de un duplicado de pantalla y no una extensión. Algunos dispositivos, como los Samsung, son capaces de lanzar una versión del sistema específica para escritorio que mejora bastante la usabilidad.

Te puede interesar

Sigue los temas que te interesan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *