Las compañias de capital riesgo reducen su inversión en tecnología climática

Madrid, 17 nov (EFE).- Las inversiones en tecnología climática por parte de las compañías de capital privado y de capital riesgo descendieron un 40 % en 2023 debido a la incertidumbre económica y los conflictos geopolíticos y su consiguiente impacto en la confianza de los inversores.

Así lo desvela la consultora PwC en el informe ‘State of Climate Tech 2023’, en el que se analiza 8.000 empresas emergentes de tecnología climática y más de 32.000 operaciones de M&A, es decir fusiones y adquisiciones de empresas, cuyo valor superó los 490.000 millones de dólares, según un comunicado.

El descenso de la inversión en tecnología para combatir el cambio climático, sin embargo, ha sido inferior a la caída de 50 %, que han experimentado el conjunto de las inversiones realizadas por compañías de capital riesgo y capital privado. De tal forma que ya suponen más del 10% de las inversiones en empresas emergentes realizadas por el sector privado en 2023, frente al 7 % en 2018.

En opinión de la consultora internacional, hay señales de que la inversión en tecnología climática se está generalizando y en la dirección adecuada, es decir, hacia las tecnologías con mayor potencial.

El cambio más notable se ha producido en la industria, que genera más emisiones que ningún otro sector, el 34 % del total, y que ha visto como la inversión en tecnología climática aplicada a la industria casi se duplica pasando del 8 % al 14 %.

A pesar de que las cifras globales de inversión descienden, se observa un aumento de la participación del capital riesgo en las inversiones destinadas a startups que trabajan en las tecnologías climáticas con un mayor potencial de reducción de emisiones.

PwC menciona el caso de las inversiones en energía solar que, dice, han aumentado hasta el 24 %, mientras que las de hidrógeno verde lo han hecho hasta el 64 %.

Asimismo, la captura, utilización y almacenamiento de carbono ha aumentado un 39 % desde 2022, aunque sigue representando menos del 2 % de la financiación total de la tecnología climática.

El porcentaje del capital que se ha destinado a las tecnologías con relativamente menor potencial de reducción de emisiones ha caído; las inversiones en baterías para vehículos eléctricos han caído por debajo del 50 % desde 2022 y las destinadas a la micromovilidad un 38 %.

No obstante, en conjunto la movilidad en sus diferentes ámbitos supone el 45 % de la inversión total en estas tecnologías, según la consultora.

El socio responsable de Sostenibilidad y cambio climático en PwC, Pablo Bascones, asegura que el lado positivo es que se está viendo cómo las inversiones en estas tecnologías “empiezan a centrarse en aquellas con mayor potencial de reducción de emisiones y, por tanto, el dinero se canaliza hacia las soluciones más eficientes”. EFE

lul.fch

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *