Cómo cambiar la contraseña de tu red WiFi

Hoy sí que vamos a ver cómo cambiar la contraseña de tu red WiFi, hace unos días te mostramos cómo se cambiaba la contraseña del router. Es un proceso bastante parecido, porque los pasos son comunes hasta un punto. Cambiar la contraseña del WiFi de tu red la bastante más segura y podrás tener una una clave totalmente personalizada.

Cómo cambiar la contraseña del WiFi

Tal y como te comentábamos en el artículo dedicado a cambiar la contraseña del router, lo primero que debes hacer es localizarlo y darle la vuelta. Verás una pegatina en donde están todos los datos del dispositivo. Verás una información referida al acceso al router. El ejemplo de la foto es el de un router de Movistar, pero es similar en todos. Si tu router no tiene pegatina, mira en la caja o en el manual.

Abre tu navegador de Internet, introduce la dirección que has visto en la pegatina y la contraseña que tengas asignada. Automáticamente, y si todo está correcto, entrarás en el menú de configuración del router, lugar desde donde podrás cambiar la contraseña de tu red WiFi.

Lo único que debes hacer es seleccionar tu red, y cambiar la contraseña por otra que ya tengas definida. Al final del artículo te dejaremos un enlace para que puedas hacer contraseñas totalmente propias y que a la vez son seguras.

No te olvides guardar los cambios y, por supuesto, guardar en un lugar seguro esa contraseña. Recuerda que todos los dispositivos que tengas asociados a esa red Wi-Fi deberán volver a ser conectados con la nueva contraseña. Si son muchos, se trata de proceso algo tedioso. Pero no hay nada mejor que tener nuestra red más protegida con una contraseña segura,

Por qué cambiar la contraseña del WiFi

Cambiar la contraseña del WiFi es una medida de seguridad importante por varias razones.

Seguridad contra intrusiones indeseadas

Al mantener la clave predeterminada de tu router o optar por una fácilmente deducible, te expones a que personas ajenas se unan a tu red. Esto podría ralentizar tu velocidad de Internet y, aún peor, otorgar a estas personas entrada a tus dispositivos, como smartphones y ordenadores.

Defensa contra intentos maliciosos

Los delincuentes frecuentemente escanean redes vulnerables para ejecutar distintas amenazas, desde sustracción de información, pasando por ataques de denegación de servicio, hasta infecciones por malware. Una clave robusta actúa como un muro ante estas amenazas.

Impedir consumo no consentido de tus servicios

Si un tercero accede a tu red, consumirá tu ancho de banda y podría aprovechar servicios que te generen gastos adicionales. Por ejemplo, descargar contenidos premium o simplemente evitar abonar su conexión.

Guardar tu privacidad

Si alguien penetra tu red, en teoría, podría monitorear tus actividades online, vulnerando tu privacidad.

Una vez que ya sabes, las cambias más

Si accedes periódicamente a la configuración de tu router para renovar la clave WiFi, también puedes revisar si existen actualizaciones de firmware. Estas podrían solucionar fallos de seguridad. Es recomendable que cambies cada cierto tiempo las claves de tu red WiFi, porque una vez que automatizas el proceso se trata de algo muy sencillo.

Para garantizar la integridad de tu red, es crucial modificar no solo la clave del WiFi, sino también la de la consola del router. Opta por una clave sólida con una combinación de caracteres, números, letras especiales como ñ o ç y símbolos, y rehúye de claves predecibles como «123456» o «password». Es fundamental renovar estas claves con regularidad y mantener el software del router al día. Te recomendamos visitar este artículo para saber generar contraseñas seguras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *