Violencia de género y maltrato infantil, dos epidemias del patria…

La Habana, noviembre (SEMlac).- (Imagen Ilustrativa/depositphotos) Abordar las violencias machistas y el maltrato infantil de manera integrada requiere de herramientas profesionales, proponen especialistas.

“Datos de la Organización Panamericana de la Salud a nivel mundial alertan que 1 de cada 2 niñas y niños de entre 2 y 17 años sufre algún tipo de violencia cada año”, alerta Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

La especialista dijo a la prensa que, “según una revisión global, se estima que 58 por ciento de las niñas y los niños en América Latina y 61 por ciento en América del Norte sufrieron abuso físico, sexual o emocional en el último año”.

La referencia a esta problemática global, que también afecta a Cuba, no es casual. Del 7 de noviembre al 11 de diciembre se realizarán las Jornadas contra la Violencia de Género y por los Derechos Humanos que cada año organiza el Cenesex, junto a organizaciones e instituciones cubanas. En esta ocasión, las jornadas llaman la atención sobre niños, niñas y adolescentes expuestos a la violencia que sufren las mujeres de sus familias, incluidas sus madres.

“Estas situaciones no solo les afectan profundamente, sino que los convierten en destinatarios de esos malos tratos”, agregó Castro Espín al presentar el programa de actividades el pasado 7 de noviembre, en conferencia de presna efectuada en la sede de la institución.

La falta de sistematicidad en la publicación de estadísticas nacionales sobre violencias machistas y maltrato infantil sigue siendo un reto para su enfrentamiento en Cuba. Sin embargo, algunos informes, activistas e investigaciones alertan sobre la existencia de este fenómeno en la nación caribeña.

Por ejemplo, el Informe sobre Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas y Protección a las Víctimas, correspondiente a 2022 y publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores en agosto de este año, reveló que las niñas continúan siendo el principal blanco de la trata de personas en Cuba, una forma de maltrato sexual infantil, pero no la única.

Este mismo año, la revista Sexología y Sociedad publicó el artículo “Prevención del abuso sexual y otras expresiones de maltrato infantil. Experiencias del Cenesex“, en el cual se sistematiza el comportamiento del servicio de atención al abuso sexual y otras formas de maltrato infantil en esa institución, entre 2015 y 2022.

A falta de un registro nacional público, los estudios y análisis científicos son vitales para ofrecer datos y pistas sobre el comportamiento de esta problemática en la sociedad cubana.
En el estudio realizado por las especialistas del Cenesex, se revisaron las historias clínicas (evaluaciones psicológicas, resúmenes y otros documentos aportados por los familiares de las víctimas) de 432 niños, niñas y adolescentes atendidos en los servicios de esa institución, en el período de análisis.

“En todos estos años, hubo una mayor incidencia en el año 2018, cuando asistimos 68 casos, de ellos 40 correspondientes al sexo femenino y 28 al sexo masculino. Casi de igual forma se comporta el año 2022 con 67 casos, de ellos 34 correspondientes al sexo femenino y 33 correspondientes al sexo masculino”, describen las autoras Ana María Cano López, Carla Padrón Suárez, Mérida Cano Amador y Nadina Peñalver Díaz.

Las investigadoras refieren que, si bien hasta 2022 se habían recibido más casos de abuso sexual lascivo, también llegaron denuncias relacionadas con maltrato infantil, maltrato físico y psicológico, conflictos familiares y de crianza, entre otros.

En septiembre de este año, las sociólogas cubanas Clotilde Proveyer Cervantes y Magela Romero Almodóvar también aportaron reflexiones sobre el vínculo entre violencia de género y maltrato infantil, en el informe Interrelaciones entre violencias, realizado para Unicef.

“Está documentado a nivel internacional que la transmisión generacional de la violencia es frecuente en hogares donde la madre es víctima de la violencia de género y a su vez se convierte en la figura que más violencia ejerce hacia hijos e hijas, aunque las estadísticas evidencian que los maltratos más cruentos los ejercen los padres”, describen las autoras.

Una jornada que vincule las violencias, para hacerles frente
Bajo la frase “Por un mundo sin violencia de género ni abuso sexual infantil”, las Jornadas contra la Violencia de Género y por los Derechos Humanos incluyen conferencias, talleres, cursos online y presenciales. El programa hará énfasis en el abuso sexual infantil, sus consecuencias para las infancias y la comunidad, además de contribuir con recursos para hacerle frente.

Cada año las actividades vinculan trabajo científico y activismo social. En esta ocasión, se pone el foco en la formación de recursos humanos y el aporte de conocimientos científicos a la especialización profesional en estas problemáticas.

“Desde las instituciones debemos estar muy alertas y atentas a las problemáticas sociales, para aportar a la toma decisiones desde el conocimiento científico”, subrayó Castro Espín.

Una de las propuestas de esta edición es un curso presencial y virtual (a través de la plataforma Educasex), titulado “Atención de niñas, niños y adolescentes víctimas de abuso sexual”, que se impartirá del 16 de noviembre al 21 de diciembre. También se ofrecerán herramientas en el curso “El maltrato infantil: la necesidad de alianzas institucionales”, que se impartirá el 14 de noviembre, como parte del X Congreso Cubano de Psiquiatría PSIQCUBA 2023.

Los debates científicos de la Jornada llegarán a los servicios de atención del Hospital Militar Dr. Carlos J. Finlay y Hospital Dr Antonio Luaces Iraola, en las provincias La Habana y Ciego de Ávila, respectivamente.

Para cerrar la jornada, se realizará el VI Seminario Internacional Diálogos en torno a los derechos humanos, en la capital cubana, del 6 al 8 de diciembre próximo.

Se espera que estos espacios contribuyan a socializar los avances en materia de investigación y diseño del protocolo de atención al abuso sexual infantil en Cuba, además de brindar información a padres, madres y actores sociales para una respuesta más efectiva a las violencias de género y sus consecuencias en niños y niñas.

Compartir recursos profesionales resulta clave en esta apuesta, afirmó la doctora Ada Caridad Alfonso, al frente del comité organizador de la Jornada. De acuerdo con la experta, las principales fisuras y dificultades en la atención se relacionan con problemas de preparación que aún persisten en los servicios de la policía y la fiscalía cubanas.

Para Alfonso, siguen siendo desafíos entender la relación que existe entre las violencias machista y el maltrato infantil; no verlos como problemas aislados, sino como fenómenos relacionados, y comprender la importancia de la denuncia.

“Aún existen dificultades entre profesionales que atienden a las personas víctimas de violencia de género; no siempre se comprende la importancia de darle curso a la denuncia de estos casos, pese a que nuestra legislación es clara al respecto”, concluyó la experta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *