Evaluación de la Ciencia y la Tecnología Argentina: adherencia con políticas y planes regionales y nacionales

En el Centro Cultural de la Ciencia (C3) se realizó el Simposio: Evaluación de la Ciencia y la Tecnología Argentina organizado por la Fundación Innova-T del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) con el fin de presentar la actual situación de la evaluación, de la producción científica y de los desarrollos tecnológicos así como los desafíos en comunicación pública de la ciencia y la tecnología, ciencia abierta y modelos abiertos de evaluación y las propuestas para un plan de desarrollo federal, sustentable e inclusivo.

La presidenta del CONICET, Ana Franchi dio apertura al encuentro destacando la importancia de abordar el tema de la evaluación de la ciencia ya que “implica la accesibilidad y la colaboración así como también considero que es tan relevante porque determina el comportamiento de los investigadores e investigadoras y del personal que trabaja en CyT. Debemos identificar a qué le estamos dando prioridad dentro de la evaluación, por ejemplo, por qué es mejor publicar sobre determinados temas en una revista top. Y preguntemos: a la Argentina ¿qué le sirve más? y también ¿Cómo evaluamos la tecnología?. Es muy difícil identificar cómo lo hacemos porque hay varias acciones antes de patentar y no es lo mismo hacerlo en el país o hacerlo internacionalmente, entre otras dificultades”. Y agregó: “Esta es una discusión que lleva mucho tiempo y que desde nuestra gestión no solo la estamos impulsando, sino que estamos haciendo cambios a la forma de evaluar. Las comisiones asesoras tienen un gran trabajo para incluir las decisiones institucionales y políticas así como integrar la federalización”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Innova-T, Miguel Laborde aseguró “El objetivo de Innova-T es impulsar la innovación y la transferencia de tecnología para que bienes y servicios desarrollados por el sector científico sean apropiados por los activos de la sociedad, contribuyendo de esta manera al desarrollo de la economía nacional y el mejoramiento de la calidad de vida en nuestro planeta. Por eso, en el marco de los 30 años de su creación, y teniendo en cuenta la misión, nos ha parecido muy pertinente realizar este primer encuentro para las y los profesionales del CONICET porque juegan un rol fundamental en las conductas de las universidades y los programas. Hemos convocado a referentes en el tema, procurando así generar un debate y exponer las distintas posturas sobre esta temática”.

El simposio contó con dos mesas de exposición y discusión. La primera: Procesos de evaluación de la ciencia y la tecnología en Argentina: el lugar de la productividad académica y de la vinculación tecnológica.

La vicepresidenta de Asuntos Científicos del CONICET, Claudia Capurro presentó un enfoque de la evaluación científica desde el CONICET enfocando las acciones de mejora en la federalización, las vocaciones científicas y la investigación sustentable. Además, expuso algunos indicadores relevantes en la materia en el área de Ciencias Biológicas y de la Salud.

A su vez, el vicepresidente de Asuntos de Tecnológicos del CONICET, Alberto Baruj, disertó sobre las principales dificultades y avances y desafíos de la evaluación de la tecnología destacando que hay evidentes complicaciones técnicas y de agendas de investigación de los países centrales y que grupos editoriales deciden priorizar. También comentó sobre la importancia de la ciencia abierta y datos abiertos.

Luego, la investigadora del CONICET Laura Rovelli en el Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IDIHCS, CONICET-UNLP) y coordinadora del Foro Latinoamericano sobre Evaluación Científica (FOLEC-CLACSO) disertó sobre las perspectivas globales de la evaluación científica haciendo énfasis en las áreas de ciencias sociales y humanidades. Además presentó los alcances de la Declaration on Research Assessment (DORA) una de las más globales y pionera en problematizar sobre los procesos de evaluación.

Por su parte, el investigador del Consejo y vicedirector del Centro de Tecnología de recursos Minerales y Cerámica, CETMIC (UNLP-CICPBA-CONICET) y titular de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNLP, Nicolás Rendtorff destacó que el conocimiento y la evaluación hacen parte de la disputa geopolítica e invitó a reflexionar el ¿para qué? poner en agenda esta temática y tener en cuenta la diversidad de formatos de la producción científica y tecnológica como la diferencia de la situación en organismos especializados y en las universidades.

La segunda mesa: Política científica y planificación en Argentina: criterios de evaluación para una estrategia de desarrollo federal, inclusivo y sustentable.

Estuvo encabezada por la subsecretaria de Federalización de la Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Ciencia y Tecnología e integrante del directorio del CONICET Luz Lardone, quien presentó las acciones de gestión de instrumentos de políticas públicas, administración de fondos que se ejecutan a partir de las instituciones del sistema científico tecnológico así como la mirada federal del Ministerio de Ciencia con las particularidades que tiene cada territorio.

El investigador del CONICET y vicerrector de la Sede Andina de la Universidad Nacional de Río Negro Diego Aguiar amplió la referencias y desafíos del sistema científico de Argentina para lograr un desarrollo federal inclusivo y sustentable.

Por su parte, el secretario de Planeamiento y Políticas en CTI del MINCyT Diego Hurtado, sintetizó el tema de la evaluación científica en dos dimensiones: la institucional y la territorial.

Finalmente, la titular de la Gerencia de Evaluación y Planificación del CONICET Cynthia Jeppesen identificó los principales ejes de discusión sobre evaluación y presentó cómo ha sido el trabajo en la materia del CONICET desde mediados de los ‘90 así como desafíos y oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *