El telescopio Webb detecta la galaxia similar a la Vía Láctea más distante hasta el momento
Así se originan los cuásares, los cuerpos celestes más poderosos del universo 1:08

(CNN) — Los astrónomos descubrieron un fenómeno intrigante en el universo distante (una galaxia que se parece mucho a la Vía Láctea) y está desafiando teorías clave sobre cómo evolucionan las galaxias.

El sistema lejano, llamado ceers-2112, fue descubierto por un equipo internacional gracias al Telescopio Espacial James Webb.
Al igual que nuestra galaxia natal, la recién descubierta ceers-2112 es una galaxia espiral barrada y ahora es la más distante de su tipo jamás observada. La barra en el centro de la estructura está hecha de estrellas.

Ceers-2112 se formó poco después de que el Big Bang creara el universo (que se estima tiene 13.800 millones de años), y la estructura distintiva de la galaxia ya estaba en su lugar 2.100 millones de años después.

Dada la distancia entre la Tierra y los objetos de los primeros días del universo, cuando telescopios como el Webb observan la luz del cosmos distante, es como mirar hacia el pasado.

“Inesperadamente, este descubrimiento revela que galaxias similares a la nuestra ya existían hace 11.700 millones de años, cuando el Universo tenía sólo el 15% de su vida”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Luca Costantin. Es investigador postdoctoral del Consejo Científico Superior de España en el Centro de Astrobiología de España en Madrid.

Los astrónomos se sorprendieron al ver una galaxia tan bien ordenada y estructurada en una época en la que otras eran mucho más irregulares. Si bien las galaxias espirales masivas son comunes en el vecindario cósmico de la Vía Láctea, no siempre ha sido así.

La revelación, que fue posible gracias a las capacidades altamente sensibles de detección de luz de Webb, está cambiando la comprensión de los científicos sobre la formación de galaxias y las etapas iniciales del universo.

“Encontrar ceers-2112 muestra que las galaxias en el universo temprano podrían estar tan ordenadas como la Vía Láctea”, dijo en un comunicado el coautor del estudio, Alexander de la Vega, investigador postdoctoral de la Universidad de California en Riverside. “Esto es sorprendente porque las galaxias eran mucho más caóticas en el universo primitivo y muy pocas tenían estructuras similares a la Vía Láctea”.

Un estudio que detalla los hallazgos se publicó el 8 de noviembre en la revista Nature .

Evolución temprana de las galaxias espirales barradas

Los astrónomos pensaban que las galaxias espirales barradas, como la Vía Láctea, no aparecieron hasta que el universo alcanzó al menos la mitad de su edad actual porque se creía que se necesitaban varios miles de millones de años de evolución galáctica antes de que las enormes colecciones de estrellas dentro de las galaxias pudieran formar barras centrales.

Las barras toman forma cuando las estrellas dentro de las galaxias espirales giran de manera ordenada, como lo hacen en la Vía Láctea. Hasta ahora, los astrónomos no creían que las galaxias primitivas tuvieran suficiente estabilidad como para que se formaran o perduraran barras.

Pero el descubrimiento de ceers-2112 sugiere que esta evolución sólo tomó alrededor de mil millones de años o menos, dijo de la Vega.

“Casi todas las barras se encuentran en galaxias espirales”, dijo de la Vega. “La barra en ceers-2112 sugiere que las galaxias maduraron y se ordenaron mucho más rápido de lo que pensábamos anteriormente, lo que significa que algunos aspectos de nuestras teorías sobre la formación y evolución de las galaxias necesitan revisión”.

Investigación de la materia oscura

De la Vega cree que los astrónomos necesitarán alterar sus modelos teóricos sobre cómo se forman y evolucionan las galaxias teniendo en cuenta la cantidad de materia oscura incluida en las galaxias más primitivas.

Si bien nunca se ha detectado materia oscura, se cree que constituye el 85% de la materia total del universo, y es algo para lo cual se diseñó el telescopio Euclid de la Agencia Espacial Europea . Es posible que la materia oscura haya desempeñado un papel en la formación de las barras.

El descubrimiento también sugiere que se pueden detectar barras en las galaxias tempranas, a pesar de que las galaxias más antiguas son mucho más pequeñas.

“El descubrimiento de ceers-2112 allana el camino para que se descubran más barras en el universo joven”, dijo de la Vega. “Al principio pensé que detectar y estimar las propiedades de las barras en galaxias como ceers-2112 estaría plagado de incertidumbres en las mediciones. Pero el poder del telescopio espacial James Webb y la experiencia de nuestro equipo de investigación nos ayudaron a imponer fuertes limitaciones al tamaño y la forma de la barra”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *