R. A.

La inteligencia artificial (IA) aspira a transformar la sociedad tanto como lo consiguió hace unas décadas la llegada del ‘smartphone’. Así lo esperan, al menos, un buen puñado de grandes empresas y gurús tecnológicos. Entre ellos, el cofundador de Microsoft: Bill Gates. En una de sus publicaciones más recientes en su blog personal, en el que ya ha compartido en más de una ocasión su opinión sobre los cambios que provocará la IA, el padre de Windows ha destacado cómo espera que esta tecnología transforme el uso que hacemos de dispositivos como el ‘smartphone’ en los próximos cinco años.

De acuerdo con Gates, en un lustro más o menos, los dispositivos comenzarán a contar con un nuevo tipo de asistente virtual mucho más completo y eficiente que los que, a día de hoy, podemos encontrar cuando empleamos dispositivos como el ‘smartphone’ o el altavoz inteligente. Si actualmente las conversaciones que mantienes con estos dispositivos se limitan, como mucho, a pedirles que te pongan alguna canción o a consultar el tiempo, dentro de poco estas podrán ser muy parecidas a las que el usuario tendría con personas reales. Gates los denomina en su publicación como ‘agentes‘. Los habrá de varios tipos. Algunos serán gratuitos y otros de pago, y detrás de su desarrollo habrá varias empresas.

Como Alexa, pero mejor

«Un agente podrá ayudarte con todas tus actividades si así lo deseas. Si cuenta con permiso para acceder a tus interacciones online y a tu ubicación en el mundo real, desarrollará una poderosa comprensión sobre las personas (con las que te relaciones), los lugares y las actividades que realizas. Conocerá tus relaciones personales y laborales, tus pasatiempos, tus gustos y tus horarios. Tú elegirás cómo y cuándo intervendrá para ayudarte con algo», dice Gates al respecto.

El empresario señala que, además, estos agentes serán proactivos y podrán realizar sugerencias al usuario antes de que este solicite ayuda. Además, serán multiplataforma, no estarán presentes en una única aplicación o herramienta. Básicamente, tendrán acceso a toda la información importante del usuario.

«Imagina que quieres planificar un viaje. Un robot de viajes (actual) identificará hoteles que se ajusten a tu presupuesto. Un agente sabrá en qué época del año viajarás y, en base a su conocimiento sobre si siempre pruebas un nuevo destino o te gusta volver al mismo lugar repetidamente, podrá sugerirte ubicaciones. Cuando se le solicite, recomendará cosas que hacer según tus intereses y propensión a la aventura, y hará reservas en los tipos de restaurante que te gustarían», apunta Gates a modo de ejemplo.

Salud y educación

El cofundador de Microsoft también cree que estos agentes podrán ser muy beneficiosos para los usuarios que estén atravesando algún problema de salud. Asimismo, espera que ayuden a los médicos a «tomar decisiones y ser más productivos». Con todo, reconoce que la llegada de este tipo de asistente especialmente enfocado en la salud tardará algo más en llegar, ya que en este caso, el que cumpla bien con su función, «es una cuestión de vida o muerte».

«La gente necesitará ver pruebas de que los agentes para la salud son beneficiosos en general, aunque no sean perfectos y cometan errores. Por supuesto, los humanos también cometemos errores y no tener acceso a atención médica también es un problema», señala el empresario.

Los agentes también podrán actuar como una suerte de profesores particulares para los estudiantes. «Pocas familias pueden pagar por un tutor que trabaje individualmente con un estudiante para complementar su trabajo en el aula. Si los agentes pueden captar lo que hace que un tutor sea eficaz, desbloquearán esta instrucción complementaria para todos los que la deseen», opina Gates.

«Si un agente de tutoría sabe que a un niño le gustan (el videojuego) ‘Minecraft’ y Taylor Swift, usará ‘Minecraft’ para enseñarle a calcular el volumen y el área de las formas, y las letras de Taylor para enseñarle cómo contar historias y esquemas de rima. La experiencia será mucho más rica (con gráficos y sonido, por ejemplo) y más personalizada que los tutores basados en texto de hoy», completa el empresario.

Negocio y entretenimiento

Evidentemente, los agentes también podrán estar diseñados para ayudar a los usuarios a ser más productivos y que, de este modo, puedan desempeñar mejor sus obligaciones laborales. De aquí a cinco años, según Gates las propias empresas ya podrán poner a disposición de sus trabajadores asistentes virtuales que los ayuden en su día a día. Los usuarios que quieran emprender también podrán aprovecharse de ellos para que les ayuden a diseñar todos los aspectos del negocio de turno.

Igualmente, los próximos asistentes serán mucho más efectivos a la hora de recomendar contenido de entretenimiento al usuario. Por ejemplo, si el usuario quiere ver una película en concreto, le dirá la plataforma de ‘streaming’ en la que está disponible y le sugerirá suscribirse para verla. Algo que, bien visto, ya ofrece, aunque de una forma algo más primitiva, el buscador de Google, por ejemplo.

Lo mismo vale para los trabajadores de la industria tecnológica. Los agentes, de acuerdo con Gates, serán capaces de crear aplicaciones a demanda del usuario sin necesidad de que este tenga nociones avanzadas de código. A medio plazo, el empresario también señala que terminarán dejando obsoletos a los buscadores de internet, «porque serán mejores para encontrar información y resumirla». Lo mismo vale para «muchos sitios de comercio electrónico».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *