Tecnología ZAP-X, la innovación en lesiones cerebrales

El sistema de radiocirugía giroscópica ZAP-X ha irrumpido en el panorama sanitario para mejorar el abordaje de patologías como tumores de cabeza y cuello. Esta tecnología de precisión es eficaz para el abordaje de diferentes tipos de lesiones benignas y malignas del cerebro, la cabeza y el cuello. En los últimos años su uso se ha ido expandiendo en Europa con resultados satisfactorios que han mejorado el diagnóstico y abordaje de diversas patologías de complejo abordaje.

En 2021, existían seis equipos ZAP-X instalados en Estados Unidos, dos en Alemania y uno en Suiza. Durante estos años los expertos han ido probando esta tecnología que abarata el coste de las intervenciones de radiocirugía extereotáxica cerebral que cada año se estima que precisan 2 millones de personas en el mundo. Se trata de equipos que no necesitan salas de tratamiento blindadas o búnker, lo que supone una instalación más sencilla y accesible para cualquier hospital.

Zap-X ha demostrado ser capaz de volver inofensivas las células cancerosas mediante la radiación al mismo tiempo que protege el tejido sano circundante

La radiocirugía es una técnica complementaria en el tratamiento de diversas enfermedades como el cáncer. Este sistema de mayor precisión ha demostrado ser capaz de volver inofensivas las células cancerosas mediante la radiación al mismo tiempo que protege el tejido sano circundante. Algo que consigue gracias a sus características técnicas que permiten reposicionar al paciente durante el tratamiento, tratar las lesiones con sistemas de fijación no invasivos y dirigir altas dosis de radiación a la zona deseada según el tratamiento planificado previamente.

ZAP-X es el sistema de radiocirugía más avanzado actualmente y el único que utiliza movimientos giroscópicos para dirigir la radiación hacia la diana terapéutica y dispersa rápidamente aquella radiación que ha ido fuera de los tejidos tumorales. También cuenta con un eficaz sistema de escáner y dosimetría durante el tratamiento que permiten controlar contínuamente si las dosis de radiación se administran de forma precisa y correcta, destaca un estudio publicado en ‘Cureus’.  

Indoloro y de aplicación ambulatoria; seguro, con una fuga de radiación de 0,00068% de la intensidad de radiación primaria, un valor más de 100 veces inferior al límite de fuga de 0,1% establecido por la Comisión Técnica Internacional, y de instalación sencilla y más barata, este sistema mejora la accesibilidad y el abordaje de los pacientes.

“Es una de las últimas novedades en el campo de la radiocirugía, con el potencial de mejorar la calidad de vida y la esperanza de los pacientes y de la sociedad en su conjunto”

No en vano, de los 2 millones de personas en el mundo que anualmente precisan una intervención de este tipo, solo 50.000 acceden a ella, una cifra que con esta tecnología que poco a poco va llegando a diferentes centros sanitarios, podría incrementarse. En España este sistema es distribuido por la multinacional MBA Surgical Empowerment y poco a poco se amplía al abordaje de otras patologías: tumores, lesiones cerebrales o dolor neuropático.

LLEGADA A ESPAÑA

Recientemente, esta tecnología llegó al Hospital Viamed Santa Elena gracias al Foro Español de Pacientes (FEP) y la Sociedad Española de Radiocirugía (SER). Este es el primer centro que posee esta tecnología que será dirigida al tratamiento de lesiones cerebrales y el manejo del dolor, en el que ha demostrado que una sesión de media hora tiene los mismo efectos que un tratamiento de seis meses con analgésicos.

Ejemplo de ello es el abordaje de la neuralgia del trigémino, un análisis también publicado en Cureus recoge que esta tecnología permite reducir la radiación y preservar relativamente las estructuras críticas cercanas al objetivo, incluido el ganglio de Gasser y el tronco del encéfalo. “Esta característica podría ser de relevancia clínica al reducir potencialmente las complicaciones relacionadas con el tratamiento”, concluyen los autores de la investigación.

Esta innovadora tecnología promete una revolución en el tratamiento de estos pacientes para las que la radiocirugía convencional es poco accesible y con más efectos secundarios. “Es una de las últimas novedades en el campo de la radiocirugía, con el potencial de mejorar la calidad de vida y la esperanza de los pacientes y de la sociedad en su conjunto”, señalaron en la presentación el FEP y la SER.

Los contenidos de ConSalud están elaborados por periodistas especializados en salud y avalados por un comité de expertos de primer nivel. No obstante, recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *