La persona de esta foto no existe, pero si te parece muy real este estudio tecnológico tiene la respuesta

A veces, la línea entre la realidad y la ficción es tan fina que somos incapaces de diferenciarla.

Esta persona ha sido creada por un modelo de IA | Imagen: ThisPersonDoesNotExist

El valle de lo inquietante es ese punto en el que cuando vemos algo robótico o irreal que se parece a un humano nuestro cerebro nos advierte de que algo falla ahí. De que realmente no es humano, sino que realmente estamos ante algo que se está haciendo pasar por ello. Si en la fotografía que ves aquí arriba no notas nada extraño, no te preocupes, ya que el que suscribe estas líneas tampoco. De un tiempo a esta parte, equipos científicos han logrado romper esa barrera y hacer que algo que no es humano nos lo parezca hasta tal punto en el que pasa por totalmente humano.

Y es que el hombre de la fotografía podría ser el padre de algún amigo o amiga, un comediante stand-up (de hecho, a mí se me da un aire a Leo Harlem), o incluso un vecino. Sin embargo, no es nada de eso, es un mero algoritmo creado por una IA que nos representa la imagen de una persona totalmente aleatoria y que realmente no existe. Con el fondo desenfocado y el rostro serio es muy sencillo engañar a nuestro cerebro para que pensemos que realmente es un retrato, pero no es cierto. No es humano.

Un estudio ha tratado esto en profundidad y ha descubierto que algunas personas que no existen nos parecen más reales que personas de verdad.

Los rostros realistas que nos parecen más verdaderos que los de algunas personas

Desde la Universidad de Londres, dos investigadores lanzaron una hipótesis a principio de año ¿Qué pasa si por muy bueno que seas identificando rostros, eres incapaz de diferenciar uno humano de otro que no lo es? Los deepfakes hasta ahora no eran especialmente buenos, se notaba fácilmente que lo que estábamos viendo era totalmente falso. Sin embargo, esto ha cambiado recientemente y lo cierto es que las IA han logrado que los seres humanos no veamos nada raro en un rostro falso.

Así, el estudio asegura que es totalmente normal, pero a la vez explica que esto tiene importantes implicaciones en nuestro comportamiento en las redes. Esto puede servir para erosionar de manera profunda y peligrosa la forma en la que nos creemos la información que recibimos de otros o directamente si confiamos en las personas que podrían rodearnos a partir de este momento.

En el artículo, hicieron la prueba para ver si las personas diferenciaban rostros creados por IA de otros totalmente humanos y se dieron cuenta de que muchas personas creían que los rostros humanos eran falsos mientras se creían totalmente aquellos que había hecho la IA.

Además, encontraron una correlación peculiar con el atractivo. Si eres muy guapo o guapa, preocúpate. Las personas más atractivas son más vinculadas con la IA, mientras que las imperfecciones de rostros menos agraciados están vinculados normalmente con personas reales.

Las personas encuestadas mostraron menos confianza cuando se dieron cuenta de que podía haber imágenes por IA entre las que vieron, lo que pone de relieve que la línea en internet se está difuminando tanto con la realidad que está generando ciertas incomodidades entre aquellos que navegan en la red de redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *