Acabamos de ver por primera vez a un virus ‘infectando’ a otro virus: bienvenidos al inquietante mundo…

Los virus son una de las cosas más extrañas e imprevisibles de la naturaleza. El zombie perfecto: una maquinaria molecular finamente ajustada por la evolución para replicarse y replicarse y replicarse. 

Es además, un elemento clave del mundo en que vivimos. Pues bien, acabamos de ver en vivo y en directo uno de sus mayores enemigos.

¿Qué es un virus? Más allá de las polémicas sobre si están vivos o no, los virus son microorganismos infecciosos formados por un segmento de  ácido nucleico (ADN o ARN) y una cubierta proteica. Esto es importante porque, si algo caracteriza a estos bichos es que no pueden replicarse por ellos mismos. Debe infectar células, secuestrar su maquinaria molecular y usar sus componentes de la para fabricar copias de sí mismo.

Son importantes a escala humana porque, a menudo, los virus terminan matando las células huéspedes y generan problemas serios en el organismo del que forman parte. Pues bien, dentro de la enorme variedad de virus que hay, hay unos a los que los científicos suelen llamar ‘virus vampíricos’.

Y, sin lugar a dudas, es llamativo porque a poco que repasemos la definición de virus nos damos cuenta de que ya es bastante vampírica por sí misma.

¿Qué tienen de especial? ¿Por qué esto es llamativo? Porque, en fin, los virus vampíricos no infectan células al azar, no. Este tipo de virus ‘infectan’ otros virus y los utilizan, como si fueran células, para replicarse.

No es que sea una sorpresa en sentido estricto. Ya teníamos referencias sobre este tipo de entes. Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Maryland y la de Washington en St. Louis acaban de identificarlos por primera vez en estado salvaje.

“Cuando lo vi, pensé: No puedo creerlo”. Explicaba Tagide deCarvalho, el primer autor del estudio. Hasta ese momento, “nadie ha visto nunca un bacteriófago -o cualquier otro virus- adherido a otro virus” así en vivo y en directo. Y la consecuencia directa es que el mundo de los virus se ha vuelto mucho más complejo.

En primer lugar, porque un análisis detallado indica que todo es mucho más complicado de lo que parece: parecería que ambos virus llevan co-evolucionando juntos 100 millones de años al menos. En segundo lugar, porque tras experimentar con ellos se dieron cuenta de que, en muchos casos, los virus huésped acaban dañados y sin poder funcionar.

¿En qué situación nos deja esto? Esto abre un mundo nuevo a la hora de diseñar nuevas técnicas genéticas o buscar formas de combatir a los virus. Pero también pone encima de la mesa una nueva amenaza: aunque no lo parezca, el orden natural descansa, también, sobre miles de millones de virus que hacen su trabajo. Un boom de ‘virus vampíricos’ podría cambiar esos equilibrios y generar un problema mucho mayor de lo que podríamos pensar. Habrá que estar atentos. ¿Quién sabe si dentro de un par de décadas tendremos que estar ‘curando’ virus para asegurar nuestro mundo?

En Xataka | Pero, ¿están los virus vivos o no? Por qué sigue sin haber acuerdo entre los científicos

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *