Emplean tecnología propia y madera local para restauran el Hospital Real de Granada

Granada, 30 sep (EFE).- La Universidad de Granada (UGR) utiliza madera local y la tecnología propia de su unidad especializada para restaurar el Hospital Real y sustituir las vigas en mal estado de este BIC del siglo XVI por elementos laminados y fibra de carbono.

El Patio de la Capilla del Hospital Real, sede del rectorado de la UGR, se ha sometido a una restauración diseñada para “resucitar” este emblemático espacio arquitectónico, una reforma centrada en los forjados originales del siglo XVI liderada por la empresa granadina Dávila Restauración de Monumentos.

Parte de las vigas estaban fracturadas por la sobrecarga de una escalera de piedra añadida en la primera mitad del siglo XX, pero la actuación exigía respetar el material original, la madera, sin aumentar el tamaño de las vigas.

La Unidad de Investigación de la Madera estructural de Andalucía (UIMA) de la Escuela de Ingeniería de Edificación de la UGR ha encontrado la solución en un producto innovador, las vigas laminadas reforzadas con fibra de carbono.

“La fibra de carbono, material de altas prestaciones en cuanto a su elevada resistencia y rigidez con muy poca sección, ha permitido que las vigas laminadas resultantes tengan una resistencia y rigidez muy elevadas, con un aumento mínimo de la sección de la viga, permitiendo así cumplir las exigencias de restauración de un edificio BIC”, ha explicado el catedrático Antolino Gallego, coordinador de la UIMA.

Esta tecnología fue desarrollada hace tres años en un proyecto de investigación de la UIMA, y ahora está siendo transferida a través de la empresa Iberolam Timber & Technology, una empresa emergente de la UGR que surge del proyecto LIFE Wood for Future.

Además, para mantener la conexión con los materiales del territorio, las vigas laminadas han sido realizadas con pino laricio extraído del Monte de Navahondona del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, a través de una colaboración entre el proyecto LIFE Wood for Future y la Delegación de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de Jaén.

“El pino laricio es la conífera de mayor resistencia y rigidez de Europa. Esto, junto con el uso de la fibra de carbono embebida en el laminado y la esmerada selección de las tablas, ha permitido conseguir un aumento del 32 % en la rigidez y del 90 % en la resistencia respecto a las vigas laminadas más exigentes disponibles en el mercado”, ha resaltado el investigador de la UIMA responsable de la parte técnica de este proyecto, Francisco Rescalvo. EFE

1011241

mro/dt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *