El telescopio James Webb capta un misterioso signo de interrogación en el espacio
Créditos de imagen: Aristegui Noticias

Los últimos descubrimientos acerca del espacio exterior son cada vez más y más deslumbrantes y con la capacidad de dejar anonadados a los que tienen la fortuna de admirarlos. Sin embargo, no sólo son descubrimientos hermosos lo que tiene para ofrecernos, también no cesa de brindarnos más interrogantes ante cada respuesta que nos da. Por ejemplo, hablando sobre el reciente descubrimiento del James Webb confirma que hasta el mismo Universo tiene preguntas qué plantear.

En una imagen que la ESA (Agencia Espacial Europea) ha publicado, es posible percibir una peculiar y curiosa figura, la cual ha acaparado toda la atención que debió tener la imagen completa. Aunque debemos reconocer que la razón de este robo de atención es sumamente obvio, a causa de la naturaleza del objeto que se puede observar en la parte inferior de dicha imagen.

La imagen en cuestión, muestra principalmente a dos estrellas en plena formación, ubicadas a una distancia de 1,470 años luz de la Tierra, en los límites de la constelación de Vela. El nombre de estas estrellas es Herbig-Haro 46 y 47, que se encuentran rodeadas de un material en forma de disco, de quien se alimentan y será su principal elemento de formación que podría extenderse durante millones de años.

Créditos de imagen: NASA

Dicha imagen es preciosa, no obstante, hay un objeto que ha desviado la atención de todos aquellos que han visualizado la foto. Pues el telescopio James Webb ha captado también una rara estructura con una figura que se asemeja a un signo de interrogación, localizada en el espacio profundo. Otro rasgo distintivo de esta estructura es que posee un color rojo brillante que la resalta del resto.

¿Y qué es realmente esta extraña formación?

De acuerdo con comentarios de representantes del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI) de Baltimore, se trata de una formación muy distante, la cual probablemente sea la primera vez que es vista por los astrónomos, gracias a las cámaras infrarrojas del telescopio James Webb.

“Es probablemente una galaxia distante, potencialmente, podría tratarse de galaxias interactuando”, comenta el STScI en su comunicado. Dicha interacción pudo haber provocado que las galaxias en cuestión se deformaran, al grado de adoptar la figura de un signo de interrogación, lo que la convierte en un objeto fácilmente reconocible a grandes distancias.

Matt Caplan, profesor adjunto de Física en la Universidad Estatal de Illinois, mencionó que esta extraña figura podría ser el resultado de la fusión entre dos galaxias. La parte superior, que es más grande y curva que el resto de la figura, está siendo “perturbada marealmente”.

A pesar de ello, tanto Caplan como el STScI concuerdan que esta no es la única opción y se despliegan un abanico de posibilidades que pudieran explicar el porqué de estas formaciones. Aunque, eso sí, la única de las teorías que se ha desechado es que el “signo de interrogación” se trate de una estrella. La explicación de esta hipótesis es que la figura no cuenta con picos de refracción que normalmente producen esta clase de objetos en los espejos del telescopio James Webb, los cuales se encuentran ausentes totalmente en la zona de la imagen captada.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *